AINIA diseña un envase cosmético a partir de residuos orgánicos

Investigadores del centro tecnológico AINIA han desarrollado un envase cosmético producido con un bioplástico obtenido de residuos sólidos urbanos.

La producción de este bioplástico se ha conseguido mediante dos procesos biológicos: un primer proceso fermentativo sin oxígeno, que permite transformar los residuos orgánicos en sustancias volátiles (AGV´s), y un segundo en el que esas sustancias han sido transformadas por microorganismos en un biopolímero.

La integración de estos dos bioprocesos permite la revalorización de los residuos, al tiempo reduce los costes de fabricación del biopolímero.

Con el biopolímero obtenido se han realizado varios prototipos de envase para productos cosméticos que han sido testados por las empresas cosméticas Walla (Alemania) y Welleda (Suiza).

Este bioplástico es uno de los resultados obtenidos en el marco del proyecto europeo URBIOFIN, que estudia la viabilidad tecno-económica y medioambiental de una biorrefinería para revalorizar residuos urbanos orgánicos y convertirlos en bioproductos, para su producción a escala semiindustrial. Los resultados han sido validados mediante un análisis medioambiental en el que se ha demostrado la sostenibilidad del proceso.