"Implementar la sostenibilidad debería formar parte del ADN de las personas de la empresa"

Foto: Naiara Ruiz Arrillaga y Esperanza Iglesias Martínez. Para Naiara Ruiz Arrillaga y Esperanza Iglesias Martínez, fundadoras de GenÉthico, “implementar la sostenibilidad es algo que se debería hacer por convicción real, debería formar parte del ADN de las personas que conforman la empresa”. Ambas crearon GenÉthico para acompañar a las empresas del turismo de negocios en el diseño de estrategias de sostenibilidad que permitan transformar su actividad empresarial por una que promueva un impacto positivo, tal como nos explica Naiara en esta entrevista.

¿Cuándo y por qué se creó GenÉthico?

GenÉthico empezó a crearse en 2017 y se lanzó oficialmente en septiembre de 2019.

Mi socia, Esperanza, y yo estamos en el sector de eventos y reuniones desde hace más de 10 años. Es un sector con mucho potencial de transformación, concienciación y sensibilización. No obstante, también ha sido siempre un sector caracterizado por el last minute, la opulencia y la generación de residuos completamente evitable.

Tanto Espe como yo, a nivel personal, abogamos por un consumo más consciente y un estilo de vida más empático e inclusivo, atendiendo tanto a las necesidades de las personas como a las del medio ambiente. Es por ello, que decidimos crear GenÉthico en un afán de trasladar esta mirada a nuestro sector y a nuestra forma de trabajar con el fin de aportar un pequeño grano de arena al cambio positivo, acompañando a las empresas de la industria turística, y particularmente del turismo de negocios, en el diseño de estrategias de sostenibilidad que permitan transformar su actividad empresarial por una que reduzca su impacto negativo y promueva un impacto positivo.

La sostenibilidad está en su ADN. ¿Por qué es tan importante para ustedes?

Más que la sostenibilidad, que también, solemos hablar de tener la ética en el ADN. De ahí que nuestra empresa se llame Gen-Éthico. Consideramos que el ser sostenible debe ir más allá de lo que requieren las leyes. Implementar la sostenibilidad es algo que se debería hacer por convicción real, debería formar parte del ADN de las personas que conforman la empresa. De esta forma nos aseguramos una aplicación real, honesta, transparente y coherente, aunque a veces, también, pueda ser errática. Al final, nadie nace sabiendo, pero sí está en cada uno de nosotros tener la curiosidad y el interés por querer aprender, mejorar y seguir sumando. Además, somos de las que pensamos que “ser sostenible” es una forma de pensar y actuar inteligente, porque si no cuidamos a las personas ni los recursos que nos ofrece nuestro planeta, ¿qué nos queda? Aquellos que se mueven por beneficios o por egos, ¿sobre quién mandarán? ¿Cómo seguirán produciendo? ¿De dónde se llenarán los bolsillos? “Ser sostenible” también tiene un componente egoísta y es la supervivencia de nuestra sociedad y de nuestro planeta.

Su objetivo es ayudar a crear empresas con propósito, que trabajen de forma ética y responsable. ¿Cómo?

Desde GenÉthico trabajamos con todo tipo de empresas del sector turístico, tanto de ocio como de eventos y reuniones. Siempre buscamos analizar el punto de partida en el que se encuentran las empresas en materia de sostenibilidad para luego poder ofrecerles el servicio que más se adapte, no solo a sus necesidades, sino también a los recursos de los cuales disponen (tiempo, talento, economía…). Siempre tratamos de dar todas las facilidades posibles para adaptarnos a todas las empresas, sea cual sea su tamaño, y así no dejar a nadie atrás.

Nuestro fin es garantizar una transformación transversal de la actividad empresarial, promoviendo una escucha activa de todos los empleados y apostando por la formación como elemento clave de dicha transformación.

Desde GenÉthico ofrecemos servicios  como consultorías estratégicas de sostenibilidad, estrategias de comunicación consciente, estrategias de comercialización, diseño de hojas de ruta para el emprendimiento verde, memorias de sostenibilidad y manuales prácticos, formaciones genéricas y a medida o asesoramiento en el ecodiseño de eventos y con propuestas de legado, entre otros.

¿Cuál es el valor diferencial de GenÉthico?

Solemos describir a GenÉthico como una consultora artesana. Esto quiere decir que vamos más allá de asegurar la rentabilidad de la empresa, nos movemos por valores sociales y morales y tratamos que sean el eje de nuestra actividad.

Buscamos coherencia y transparencia en todo lo que hacemos, a veces llegando a rechazar peticiones de clientes que se mueven por un mero greenwashing o lavado de cara. Lo cual no quiere decir que a veces no hayamos trabajado con empresas cuya actividad empresarial no sea sostenible. Esto quiere decir que el proyecto del que formamos parte tiene que ser realizado con coherencia, transparencia y criterios de sostenibilidad muy firmes.

Con cada uno de nuestros clientes y cada uno de sus proyectos nos involucramos al máximo, como si fuera para un proyecto propio porque vemos estas sinergias como una voluntad de sumar al cambio positivo y también de asegurar una supervivencia empresarial a través de potenciar la resiliencia de las empresas.

Los actuales certificados de turismo sostenible están “bajo sospecha”. Son muchas las empresas que exhiben sellos de “turismo sostenible” que en realidad no significan nada. ¿Qué piensan de este tipo de certificaciones? ¿Existe alguna que realmente cuente con un aval reconocido internacionalmente?

Para nosotras las certificaciones pueden ser un valor añadido, un extra, no debemos demonizarlas. No obstante, debemos ser muy críticos con estas certificaciones, dado que las características y requisitos pueden ser muy variables y disponer de ellos pueden significar muchas cosas.

Me explico. Las certificaciones garantizan que se han completado X ítems de una lista en un momento concreto. No obstante, el usuario o cliente solo ve un sello, desconociendo qué acciones se han llevado a cabo, si éstas perduran en el largo plazo, qué puntuación se ha conseguido para cada ítem o la totalidad de la certificación, etc. Además, son muchas las empresas que mantienen el sello en sus estrategias de comercialización y comunicación, más allá del tiempo de su validez (por lo general son certificaciones anuales).

Desde GenÉthico consideramos más importante y relevante la creación de una memoria de sostenibilidad anual que recoja de forma íntegra, transparente y detallada cada una de las acciones que se han llevado a cabo, se están realizando en el momento presente o aquellas que están calendarizadas para un futuro, además de explicar el porqué de esas acciones y los resultados obtenidos. Dichas memorias o informes pueden tener mayor potencial de comunicación y comercialización que una certificación, pero, de nuevo, no son excluyentes.

¿Qué define a un evento sostenible?

Para nosotras un evento sostenible es aquel que se diseña, organiza, produce y comunica con criterios de sostenibilidad ambientales, sociales y de gobernanza (ASG).

Esto quiere decir actos que se celebran apostando por la reducción de material innecesario, siguiendo criterios de economía circular, impulsando la accesibilidad universal y la inclusión, diseñando acciones de concienciación y sensibilización, formando al personal que trabajará en el evento en cuanto a criterios de sostenibilidad social y ambiental, comunicando de forma honesta y coherente, seleccionando partners estratégicos alineados con nuestros valores, promoviendo la igualdad salarial y la conciliación laboral, asegurando una medición y compensación del impacto negativo, etc.

Hablamos de todo ello de forma más detallada en nuestro libro “Cómo ser un event planner ético” , en el que además incluimos un glosario de sostenibilidad, nos adentramos en el funcionamiento de la industria MICE, hablamos de las propuestas de legado, explicamos cómo hacer una selección de proveedores con criterios de sostenibilidad o, incluso, cómo comunicar de forma consciente, entre otros temas.

¿Qué significa que un evento es “0 emisiones”?

Un evento “0 emisiones” no existe. Toda actividad humana tiene un impacto ambiental y genera emisiones de gases de efecto invernadero. Lo que un evento puede hacer es reducir al máximo su huella de carbono y, después, compensar la huella restante a través de proyectos de reforestación, de regeneración del fondo marino, etc. No obstante, idealmente, se deben buscar proyectos locales que puedan tener un impacto positivo y compensar la contaminación generada en el destino en el que se celebra el evento, así como proyectos que ya estén marcha y que no dependan de que pasen varios años para que se pueda compensar un daño provocado ahora.

En línea con esto, volvemos al punto que comentábamos antes de la importancia de la comunicación y de hacer uso de los conceptos correctos o en los contextos correctos para garantizar la coherencia y la transparencia de lo que se vende, de lo que se comunica.

Acaban de lanzar una plataforma sobre sostenibilidad aplicada a la industria del turismo de eventos y reuniones. ¿Por qué han decidido crearla y qué objetivos tienen?

Actualmente la sostenibilidad es un concepto que está en boca de todos y que las empresas utilizan, en ocasiones, sin criterio ni criba. Lo que sí que denota esto es una necesidad real, sea cual sea la motivación que se halla detrás, de implementar criterios ASG en la actividad empresarial turística de forma más global.

Nos hemos encontrado en numerosas ocasiones con profesionales que denotan la falta de información y recursos en materia de sostenibilidad o señalan la dispersión de lo que sí que existe y, por tanto, la dificultad a la hora de encontrar la información o recursos que necesitan.

MICE Wave nace, inicialmente en España y Argentina, aspirando a cubrir esta necesidad. Es una herramienta digital para profesionales y futuros profesionales de la industria de eventos y reuniones, accesible en todo momento, desde cualquier punto geográfico, que aúna y ofrece información y recursos para realizar eventos - de todo tipo - más sostenibles y con propuesta de legado, además de crear comunidad entre estos profesionales que comparten inquietudes relacionadas con el bienestar de las personas y del medio ambiente. Incluimos información y recursos de organizaciones locales, nacionales e internacionales; noticias y contenido de valor; recursos como infografías y checklists; calendario de eventos y días internacionales relevantes; etc.

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

De momento, seguimos con proyectos directos con clientes en materia de estrategias globales de sostenibilidad, estrategias de comunicación, asesoramiento en la organización de eventos más sostenibles y formaciones, muchas formaciones.

Asimismo, acabamos de lanzar MICE Wave a principios de junio de 2023, el día 5 para ser más exactas, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, y nos vamos a centrar en ello, así como en las siguientes fases de su desarrollo. Actualmente, estamos trabajando en la creación y el desarrollo de formaciones, de retos mensuales o de manuales prácticos, entre otras cosas.


Photobiome Foto Vytrus Biotech

Cosmética sostenible, más que una tendencia

¿Cuáles son las bases de una cosmética sostenible? Nos lo explica el Dr. Òscar Expósito, CEO, CSO y cofundador de Vytrus Biotech, que trabaja con células madre de plantas, y tecnología prácticamente waterless.

¿Qué es la cosmética consciente?

Es una nueva forma de actuar para la industria cosmética, siendo verdaderamente natural con ingredientes y formulaciones eficaces y que cuidan el medio ambiente. Comprometiéndonos a conservar la naturaleza, proteger la biodiversidad vegetal y los recursos genéticos del planeta. Creemos que la naturaleza es la fuente más poderosa de salud y belleza para nosotros y nuestra piel.

¿Cuáles son los beneficios de trabajar con células madre vegetales?

  1. Regeneración y rejuvenecimiento: las células madre vegetales tienen la capacidad de regenerar y hacer crecer una planta entera al contener toda la información y esencia de la planta. Esta capacidad regenerativa también puede tener beneficios para el cuidado de la piel y el cabello. Los activos derivados de células madre vegetales pueden ayudar a estimular la regeneración celular de la piel. Así, promueven una apariencia más joven y saludable.
  2. Alta concentración de nutrientes: las células madre vegetales contienen una alta concentración de nutrientes esenciales, como vitaminas, minerales, antioxidantes y fitoquímicos. Estos compuestos pueden tener propiedades beneficiosas para la piel, como la protección contra los radicales libres, la mejora de la hidratación y la promoción de la elasticidad y firmeza.
  3. Sostenibilidad: Trabajar con células madre vegetales es más sostenible en comparación con la extracción tradicional de activos vegetales. Cultivamos las células madre vegetales en pocos metros cuadrados de laboratorio a partir de una pequeña muestra de tejido vegetal. Esto permite una producción continua y sostenible sin dañar la planta madre. También, producir toneladas de ingredientes activos cosméticos. Reduce la necesidad tradicional de cosechar grandes cantidades de plantas en el campo. Y ayuda a preservar la biodiversidad y a ahorrar ingentes cantidades de recursos naturales.
  4. Efectividad mejorada: debido a su alta concentración de nutrientes y su capacidad regenerativa, los activos derivados de células madre vegetales pueden tener una mayor eficacia en comparación con otros ingredientes cosméticos. Pueden ayudar a mejorar la apariencia de la piel y reducir los signos del envejecimiento. También, proporcionar beneficios específicos, como la reducción de la pigmentación o la mejora de la textura de la piel, además de otros relacionados con el cuidado capilar y la mejora de las emociones positivas.

¿Por qué los activos waterless son una tendencia en cosmética?

Estos activos consiguen ahorrar más de un 99 % de agua y de suelo cultivable versus el resto de ingredientes activos del mercado. Estos últimos se basan en extractos vegetales tradicionales y muy poco sostenibles trabajados en el campo, en lugar de tratar con células madre en pocos metros cuadrados de laboratorio.

Al utilizar menos agua en la producción de cosméticos, se reduce la cantidad de energía y recursos necesarios para crear los productos y se minimiza el impacto ambiental. Además, los productos waterless suelen tener una mayor concentración de ingredientes activos, lo que puede proporcionar mejores resultados para la piel. Ahora se busca poder ofrecer una versión de los activos lo más pura posible para beneficiarnos de sus propiedades. Usar menos agua en su formulación es una forma no solo de respetar el medio ambiente, sino de poder ofrecer la versión más pura para conseguir los objetivos que el consumidor busca.

¿Por qué son más sostenibles que los extractos vegetales tradicionales?

Los activos waterless o sin agua en cosmética ofrecen un plus en sostenibilidad que los extractos vegetales tradicionales por varios motivos:

  1. Ahorro de agua: la producción de activos waterless requiere una cantidad mínima o nula de agua en comparación con los activos vegetales tradicionales. El agua es un recurso escaso y su uso eficiente es crucial para la sostenibilidad. Al reducir o eliminar la necesidad de agua en la producción de activos cosméticos, se disminuye el impacto ambiental asociado con la extracción, purificación y transporte del agua.
  2. Menor huella ambiental: los activos waterless generalmente requieren menos procesamiento y manipulación en comparación con los activos vegetales tradicionales. Esto implica menos consumo de energía, menos emisiones de gases de efecto invernadero y menos generación de residuos durante la producción. Además, al reducir la cantidad de agua presente en los productos cosméticos, se disminuye la necesidad de conservantes y emulsionantes, lo que a su vez reduce la cantidad de químicos utilizados y potencialmente su impacto en el medio ambiente.
  3. Mayor estabilidad y vida útil: los activos waterless suelen tener una mayor estabilidad y vida útil en comparación con los productos que contienen agua. Esto se debe a que la presencia de agua puede favorecer el crecimiento de microorganismos y acelerar la degradación de los ingredientes activos. Al utilizar activos "waterless", se pueden preservar los productos de manera más efectiva, lo que reduce el desperdicio y la necesidad de reemplazarlos con frecuencia.

 

Foto portada: Photobiome Vytrus Biotech.


NATRUE

"NATRUE trabaja para promover y proteger la cosmética natural y orgánica real y para seguir luchando contra el greenwashing"

NATRUE es una asociación internacional comprometida con la promoción y protección de los cosméticos naturales y orgánicos en todo el mundo. ¿Cuándo y por qué se creó?

NATRUE es una asociación creada por los pioneros de la industria de la cosmética natural y orgánica en Europa. Surge en 2007, en un momento en el que las normas del sector de la cosmética natural y orgánica eran cada vez más complejas y el fenómeno del greenwashing -o lavado verde- estaba en crecimiento. Pequeñas y medianas empresas buscaban el apoyo de una entidad que pudiese representarlas a nivel internacional; y eso fue precisamente lo que llevó a nuestros miembros fundadores a crear NATRUE.

Un año después, en 2008, la falta de una definición oficial sobre qué se entiende por natural y por orgánico cuando hablamos de cosmética, llevó a crear el estándar de NATRUE: un conjunto de normas que establecen requisitos rigurosos y transparentes, y que puede aplicarse en todo el mundo. Ver un producto con el logo de NATRUE significa que dicho producto cumple con un estricto estándar, por lo que el consumidor puede estar seguro de que los ingredientes han sido evaluados por una tercera parte independiente y que la empresa tiene un compromiso con el planeta. Así pues, concluiría diciendo que NATRUE tiene esa doble vertiente que la hace especial: por un lado, es una asociación; y por el otro, un estándar estricto, una norma que trata de cubrir la falta de regulación actual y contribuir a evitar el engaño.

“NATRUE tiene una doble vertiente: es una asociación y un estándar estricto”

¿Qué diferencia NATRUE de otros sellos de cosmética natural?

NATRUE representa un punto de referencia real, confiable y verificable para productos de belleza naturales y orgánicos. El sello NATRUE va más allá de lo que establecen otras definiciones sobre cosméticos naturales en términos de consistencia y de transparencia. Hay cinco puntos clave que marcan esta diferencia respecto a otros sellos disponibles en el mercado. El primero es la lucha activa contra el greenwashing: el sello NATRUE no se concede a un producto de manera individual, sino que se otorga a una marca comprometida con la producción de cosmética natural y orgánica. Es lo que se conoce como regla del 75 %: como mínimo el 75 % de los productos de una marca deben poder optar a utilizar nuestro sello; así se garantiza que hay un compromiso detrás, y que no solamente un producto es natural/orgánico.

En segundo lugar, destaca que NATRUE no se encarga del proceso de certificación: el proceso de certificación es externo e imparcial, ya que se realiza por un certificador independiente acreditado (NATRUE Approved Certifier). Además, NATRUE solo permite sustancias naturales, derivadas de la naturaleza o idénticas a las naturales y para evitar cantidades exageradas, solo el agua proveniente de una fuente vegetal se considera como una sustancia natural en la formulación.

NATRUE respeta la singularidad de los productos, ya que no es lo mismo un jabón de manos que un champú, por ello, NATRUE distingue 13 categorías de productos para garantizar niveles máximos de contenido natural y orgánico, adaptándose a las diferentes funciones de cada producto.

 

La certificación NATRUE es posible tanto para materias primas como para productos. ¿En qué criterios se basa?

El Comité Científico de NATRUE es el encargado de desarrollar el Estándar de NATRUE, que está disponible en varios idiomas con el fin de hacerlo más accesible a todo el público.  El Estándar se revisa continuamente y se actualiza cuando es necesario. La última versión siempre está disponible en nuestra web (www.natrue.org).

“El sello NATRUE no se concede a un producto de manera individual, sino que se otorga a una marca comprometida con la producción de cosmética natural y orgánica. Como mínimo, el 75 % de los productos de una marca deben poder optar a utilizar nuestro sello”

 

¿Cuáles son los pasos que se deben seguir para conseguirla?

Para conseguir la certificación NATRUE, deben seguirse cinco pasos. En primer lugar, leer el Estándar de NATRUE para saber cómo formular (o reformular) de acuerdo con la norma. A continuación, se debe elegir una empresa certificadora (NAC); ya que, como he mencionado anteriormente, este proceso es totalmente independiente de NATRUE.

Una vez haya elegido y firmado un contrato con el NAC que haya elegido para que revise la documentación y realice la auditoría cuando sea necesario, el usuario deberá firmar el Contrato sobre el uso de la etiqueta NATRUE. Finalmente, una vez que sus productos o materias primas hayan sido evaluadas por el NAC, se expide un certificado final. Este certificado conlleva que el producto o materia prima certificada se añada directamente a la base de datos de NATRUE, de acceso libre.

De todos modos, todos los pasos están detallados en nuestra página web; y además,  a fin de facilitar este proceso, hace poco lanzamos una guía para certificar productos cosméticos y otra para materias primas. Es un proceso sencillo pero que requiere de varios pasos; es así porque en NATRUE queremos asegurar que el consumidor recibe un producto que es realmente lo que dice ser.

 

Actualmente, ¿cuántas marcas cuentan con esta certificación?

Más de 8.700 productos cosméticos y materias primas cuentan con la etiqueta NATRUE. Desde Singapur, hasta Albania, España, Marruecos, Sri Lanka o Japón, entre otros, casi 300 marcas en todo el mundo confían en el sello NATRUE para la certificación de sus cosméticos naturales y orgánicos. Toda esta información es pública y está disponible en nuestra web.

Es fascinante ver cómo el interés por la certificación sigue creciendo. Si bien es cierto que el boom de las etiquetas y de palabras como natural, sostenible o zero waste han podido abrumar y confundir tanto a consumidores como a productores, también es cierto que en NATRUE notamos cómo cada vez más marcas acuden a nosotros en busca de una norma internacional de referencia, una etiqueta en la que se pueda confiar.

 

 

¿En qué proyectos de investigación están colaborando?

NATRUE desempeña un papel activo a la hora de defender la cosmética natural y orgánica, ya que este es uno de los motivos por los que surgió la asociación. Por eso, NATRUE participa en varios proyectos de investigación científica, innovación y asuntos regulatorios. Por poner algún ejemplo: URBIOFIN o Grants without borders. El primero es un proyecto financiado por la Unión Europea y coordinado por una empresa española cuyo objetivo es transformar la parte orgánica de los residuos sólidos urbanos en bioproductos para lograr una economía más sostenible. El segundo es un proyecto en el que trabajamos en 2013, donde NATRUE ayudó a empresas cosméticas búlgaras a producir cosméticos naturales y orgánicos de acuerdo con los criterios de nuestro sello. Todos nuestros proyectos son públicos.

De manera paralela, NATRUE también lleva a cabo sus propios proyectos de investigación. En julio de 2022 publicamos los resultados del último estudio, en el que analizamos cuál es la información que el consumidor espera encontrar al escanear un código QR o una “etiqueta digital”.

Además, NATRUE colabora con organizaciones que comparten los mismos valores y que velan por garantizar la protección de la naturaleza y la biodiversidad, así como el uso sostenible de los recursos del planeta. Esta lista de colaboraciones no deja de crecer: precisamente en enero de 2023 firmamos un contrato de colaboración con la Organic Trade Board (OTB) para fomentar el conocimiento de los consumidores sobre el sector de la cosmética orgánica en el Reino Unido.

 

"El rápido crecimiento del sector ha hecho que el greenwashing también crezca, ya que este boom de la cosmética natural y orgánica no ha venido acompañado de una regulación"

 

¿Cree que aún hay mucho desconocimiento sobre la cosmética natural en España?

Si el mercado de la cosmética natural y orgánica ya estaba en crecimiento antes de la pandemia, el Covid-19 aceleró todavía más el desarrollo del sector. La crisis concienció todavía más a los consumidores en lo que respecta a las contribuciones sanitarias, medioambientales y sociales de un producto, y esto se trasladó también en las expectativas de los consumidores a la hora de adquirir cosméticos naturales y/u orgánicos. Los consumidores buscan ahora más que nunca productos naturales y orgánicos que sean sostenibles, saludables, respetuosos con el medio ambiente y éticos.

Si bien todo esto es positivo, también es cierto que el rápido crecimiento del sector ha hecho que el greenwashing también crezca, ya que este boom de la cosmética natural y orgánica no ha venido acompañado de una regulación. Algunas marcas aprovechado este vacío legal -todavía no existe una definición oficial de qué se entiende por natural, vegano u orgánico cuando hablamos de productos cosméticos- para lanzar productos al mercado utilizando términos como 100 % natural o 93 % sostenibles, cuando en realidad no lo son. Estas malas prácticas confunden al consumidor, que puede terminar por no saber cómo identificar si el reclamo es verdadero o no. Para luchar contra ello, sellos como NATRUE son de gran ayuda; ya que el consumidor puede estar seguro de que no está siendo engañado.

 

¿Cuáles son sus objetivos para este año?

El aumento de la demanda por parte de los consumidores ofrece un sinfín de oportunidades para desarrollar materias primas y nuevos productos centrados en la innovación natural, renovable, circular y sostenible. Sin embargo, este aumento de la demanda no ha venido acompañado de una regulación de los términos natural y orgánico. Ante la ausencia de una definición, NATRUE continúa trabajando para promover y proteger la cosmética natural y orgánica real, y para seguir luchando contra las malas prácticas que supone el greenwashing.

Por supuesto, sería maravilloso ver cómo el número de productos y materias primas que llevan el logo de NATRUE sigue creciendo, porque esto indicará que estamos haciendo bien nuestro trabajo: por un lado, ayudar al consumidor a tomar una decisión informada; y por otro, ayudar al productor a que sus productos sean reconocidos como lo que realmente son; sin engaños.

Personalmente, y a nivel comunicativo, me encantaría seguir educando a través de las redes sociales, la participación en ferias y eventos, las charlas… Aunque para muchos la cosmética natural está a la orden del día, me he encontrado con muchas personas que no saben que el término “cosmético” no es sinónimo de maquillaje; sino que un cosmético es también el jabón con el que nos lavamos las manos, el desodorante o el champú con el que nos lavamos. Me gustaría lograr ayudar a más gente a saber qué es lo que se ponen en su cuerpo y a saber elegir de manera consciente e informada.