El impacto de la contaminación atmosférica, la alimentación y el cambio climático

El impacto de la contaminación atmosférica, la alimentación y el cambio climático son factores críticos para la salud de las personas. Tienen consecuencias en ámbitos como las patologías cardiovasculares, respiratorias y alergias y en la salud infantil. Por ello es necesario implementar soluciones para una vida más saludable y sostenible y adoptar un enfoque que abarque a los profesionales de la salud, los pacientes y los ciudadanos.

Así lo recoge el ‘Libro Blanco sobre la necesidad de generar estrategias para la gestión del impacto medioambiental en la salud y la enfermedad’. Recopila las conclusiones del primer Encuentro Internacional sobre Salud y Enfermedades Medioambientales, celebrado en Barcelona y organizado por el Observatorio Internacional Kosma y la Fundación de Investigación HM Hospitales, con la participación del centro tecnológico Eurecat.

Medidas estratégicas propuestas en el Libro Blanco

Una de las medidas estratégicas que propone el Libro Blanco es el aumento de la alfabetización en salud ambiental y las habilidades ecológicas de los profesionales de la salud, los pacientes y los ciudadanos. También, el paso de la evidencia científica a la práctica clínica, la implementación de soluciones para una vida saludable y sostenible, y la adopción de un enfoque de múltiples partes interesadas.

El Libro Blanco aboga también por fomentar una recogida de datos estandarizada para analizar la relación e impacto medioambiental sobre la salud y enfermedad. Es importante aprovechar la tecnología digital para el análisis, así como establecer una base de datos de buenas prácticas para minimizar el impacto ambiental en la salud de diferentes acciones.

En palabras de la presidenta, coordinadora médica del Observatorio Kosma y coautora del libro blanco, la Dra. Paula Sol Ventura, “existe abundante evidencia científica que demuestra el peso que tiene la exposición a un entorno insalubre en la salud humana y del planeta. Ahora es necesario realizar la traslación de este conocimiento a la consulta clínica de atención primaria y hospitalaria y a la comunidad”.

Según el director de Tecnologías de Salud del centro tecnológico Eurecat y coautor del libro blanco, Felip Miralles, “es clave diseñar también soluciones tecnológicas con criterios y estándares de usabilidad y accesibilidad, para que todo tipo de usuarios, especialmente los más vulnerables, sean adherentes al uso, y que los profesionales de la salud se formen en el uso de la tecnología, para ofrecer el oportuno acompañamiento”.

Primer Encuentro Internacional sobre Salud y Enfermedades Medioambientales

El congreso estuvo avalado por 37 organizaciones e instituciones tanto públicas como privadas. Apuntó las particularidades de los colectivos vulnerables, los riesgos psicosociales de la exposición a las nuevas tecnologías, así como los efectos de largo alcance del uso insostenible de materiales de construcción como el amianto.

La divulgación y la concienciación sobre el concepto de salud planetaria y salud y enfermedad medioambiental es vital para una vida saludable y sostenible. También es esencial la implementación de soluciones a nivel local con impacto global .

Entre las conclusiones, que se recogen en el Libro Blanco, destaca el papel de la tecnología, con la modelización del perfil del ciudadano, su exposoma, huellas medioambientales y estilos de vida. Asimismo, la incorporación de sensores para cuantificar, a nivel individual, niveles de inflamación y oxidación y, a nivel comunitario, la evolución de la exposición a contaminantes del entorno vital para proveer información en tiempo real.

En esta línea, y mediante fusión de datos y la aplicación de técnicas de inteligencia artificial y gamificación, los expertos participantes apuntaron que será posible la recomendación y documentación de manera personalizada de alternativas saludables para mitigar la exposición y, a más largo plazo, se identificarán y amplificarán patrones y tendencias saludables y sostenibles de salud.

La ponencia de cierre del primer Encuentro Internacional Kosma sobre Salud y Enfermedades Medioambientales fue a cargo del profesor de Investigación del CSIC, Fernando Valladares. El  profesor remarcó la compatibilidad entre reducir la pobreza y mitigar el cambio climático, compartiendo conocimiento y tecnología.