Hacia una publicidad consciente

El cuidado del medioambiente ha llegado a la comunicación y se avanza hacia una publicidad consciente. Creatives for the Future forma parte de la comisión Impact+ de la APG, creada con el objetivo de acercar un pensamiento social y ambiental a la comunicación publicitaria. En colaboración con la APG , han trabajado en una “Guía para una publicidad climática y ambientalmente consciente”. Se presentó online el pasado jueves. Un documento que responde a la pregunta que se plantea cuando se busca ser más consciente: “¿por dónde empiezo?”.

En la charla online, intervinieron: Jesús Revuelta, Consultor, Director Creativo y miembro de Creatives for the Future; Laura Durán, Directora General de Desarrollo de Negocio y Sostenibilidad en IKEA Spain; Ana Torres, Directora de Publicidad, Medios y Marca en Grupo MásMóvil, y Nico Ordozgoiti, Head of Creative en We are Social y miembro de Creatives for the Future.

Tal como se afirma en ‘La Guía para una publicidad climática y ambientalmente consciente’, adaptando un texto de Conscious Advertising Network: “el contenido que creamos y la forma en que lo producimos deben tratarse consciente y responsablemente, deben ser sostenibles en sí mismos y deben evitar crear desinformación climática o financiar información errónea”.

Es importante que las empresas y los directivos se responsabilicen: “todas las personas con cargos directivos deben ser responsables de mejorar el impacto ambiental de su negocio. Esto implica establecer indicadores medibles que se revisen regularmente contra los objetivos de negocio y comprender las barreras que frenan los avances”.

Compromisos ineludibles

Según la Guía, todas las organizaciones deben asumir una serie de compromisos e incluirlos en sus briefings. Uno de los primeros pasos a nivel de compañía sería, por ejemplo, informarse sobre la desinformación climática, que afecta al contenido publicitario y a lo que financia. Asimismo, promover la alfabetización climática de cada persona empleada, clientes y socios comerciales.

Al realizar el briefing, a falta de documentos locales específicos sobre lavado verde o greenwashing, se aconseja familiarizarse con el “código sobre afirmaciones ambientales” de las entidades británicas ASA (Advertising Standards Authority) y CAP (The Committee of Advertising Practice). Al hacer este tipo de afirmaciones, debemos asegurarnos de que sean veraces, precisas, claras. También, que consideren el ciclo de vida completo del producto o servicio. Se puede consultar también la guía de la WFA sobre cómo hacer afirmaciones ambientales creíbles.

Una vez llegado al punto de la forma cómo se está creando el contenido publicitario, hay que plantearse otras preguntas. Por ejemplo, si se ha pensado en soluciones de compensación de carbono sin ánimo de lucro en lugar de soluciones comerciales. O si se tiene en cuanto el impacto ambiental de los eventos de la marca y se trabaja con empresas consultoras especializadas (en La Guía Sostenible puedes encontrar la más próxima a tu empresa).

En la parte más creativa, ya hablando del contenido, hay también diferentes aspectos a tener en cuenta. A veces se trata de gestos tan simples como mostrar comportamientos positivos para el clima y sostenibles.  Por ejemplo, enseñar personas en bici en lugar de ir en coche.

También, hay que asegurarse de que la publicidad no está financiando la desinformación. El último punto es la ‘alfabetización climática’, informarse, por ejemplo, sobre el código de prácticas de la Comisión Europea sobre la desinformación. O unirse a colectivos como Creatives for the Future. Leer el informe Good Life 2030 de Purpose Disruptors, la Guía de recursos de AdGreen para reducir las emisiones de producción, etc.