“NATRUE trabaja para promover y proteger la cosmética natural y orgánica real y para seguir luchando contra el greenwashing”

NATRUE es una asociación internacional comprometida con la promoción y protección de los cosméticos naturales y orgánicos en todo el mundo. ¿Cuándo y por qué se creó?

NATRUE es una asociación creada por los pioneros de la industria de la cosmética natural y orgánica en Europa. Surge en 2007, en un momento en el que las normas del sector de la cosmética natural y orgánica eran cada vez más complejas y el fenómeno del greenwashing -o lavado verde- estaba en crecimiento. Pequeñas y medianas empresas buscaban el apoyo de una entidad que pudiese representarlas a nivel internacional; y eso fue precisamente lo que llevó a nuestros miembros fundadores a crear NATRUE.

Un año después, en 2008, la falta de una definición oficial sobre qué se entiende por natural y por orgánico cuando hablamos de cosmética, llevó a crear el estándar de NATRUE: un conjunto de normas que establecen requisitos rigurosos y transparentes, y que puede aplicarse en todo el mundo. Ver un producto con el logo de NATRUE significa que dicho producto cumple con un estricto estándar, por lo que el consumidor puede estar seguro de que los ingredientes han sido evaluados por una tercera parte independiente y que la empresa tiene un compromiso con el planeta. Así pues, concluiría diciendo que NATRUE tiene esa doble vertiente que la hace especial: por un lado, es una asociación; y por el otro, un estándar estricto, una norma que trata de cubrir la falta de regulación actual y contribuir a evitar el engaño.

“NATRUE tiene una doble vertiente: es una asociación y un estándar estricto”

¿Qué diferencia NATRUE de otros sellos de cosmética natural?

NATRUE representa un punto de referencia real, confiable y verificable para productos de belleza naturales y orgánicos. El sello NATRUE va más allá de lo que establecen otras definiciones sobre cosméticos naturales en términos de consistencia y de transparencia. Hay cinco puntos clave que marcan esta diferencia respecto a otros sellos disponibles en el mercado. El primero es la lucha activa contra el greenwashing: el sello NATRUE no se concede a un producto de manera individual, sino que se otorga a una marca comprometida con la producción de cosmética natural y orgánica. Es lo que se conoce como regla del 75 %: como mínimo el 75 % de los productos de una marca deben poder optar a utilizar nuestro sello; así se garantiza que hay un compromiso detrás, y que no solamente un producto es natural/orgánico.

En segundo lugar, destaca que NATRUE no se encarga del proceso de certificación: el proceso de certificación es externo e imparcial, ya que se realiza por un certificador independiente acreditado (NATRUE Approved Certifier). Además, NATRUE solo permite sustancias naturales, derivadas de la naturaleza o idénticas a las naturales y para evitar cantidades exageradas, solo el agua proveniente de una fuente vegetal se considera como una sustancia natural en la formulación.

NATRUE respeta la singularidad de los productos, ya que no es lo mismo un jabón de manos que un champú, por ello, NATRUE distingue 13 categorías de productos para garantizar niveles máximos de contenido natural y orgánico, adaptándose a las diferentes funciones de cada producto.

 

La certificación NATRUE es posible tanto para materias primas como para productos. ¿En qué criterios se basa?

El Comité Científico de NATRUE es el encargado de desarrollar el Estándar de NATRUE, que está disponible en varios idiomas con el fin de hacerlo más accesible a todo el público.  El Estándar se revisa continuamente y se actualiza cuando es necesario. La última versión siempre está disponible en nuestra web (www.natrue.org).

“El sello NATRUE no se concede a un producto de manera individual, sino que se otorga a una marca comprometida con la producción de cosmética natural y orgánica. Como mínimo, el 75 % de los productos de una marca deben poder optar a utilizar nuestro sello”

 

¿Cuáles son los pasos que se deben seguir para conseguirla?

Para conseguir la certificación NATRUE, deben seguirse cinco pasos. En primer lugar, leer el Estándar de NATRUE para saber cómo formular (o reformular) de acuerdo con la norma. A continuación, se debe elegir una empresa certificadora (NAC); ya que, como he mencionado anteriormente, este proceso es totalmente independiente de NATRUE.

Una vez haya elegido y firmado un contrato con el NAC que haya elegido para que revise la documentación y realice la auditoría cuando sea necesario, el usuario deberá firmar el Contrato sobre el uso de la etiqueta NATRUE. Finalmente, una vez que sus productos o materias primas hayan sido evaluadas por el NAC, se expide un certificado final. Este certificado conlleva que el producto o materia prima certificada se añada directamente a la base de datos de NATRUE, de acceso libre.

De todos modos, todos los pasos están detallados en nuestra página web; y además,  a fin de facilitar este proceso, hace poco lanzamos una guía para certificar productos cosméticos y otra para materias primas. Es un proceso sencillo pero que requiere de varios pasos; es así porque en NATRUE queremos asegurar que el consumidor recibe un producto que es realmente lo que dice ser.

 

Actualmente, ¿cuántas marcas cuentan con esta certificación?

Más de 8.700 productos cosméticos y materias primas cuentan con la etiqueta NATRUE. Desde Singapur, hasta Albania, España, Marruecos, Sri Lanka o Japón, entre otros, casi 300 marcas en todo el mundo confían en el sello NATRUE para la certificación de sus cosméticos naturales y orgánicos. Toda esta información es pública y está disponible en nuestra web.

Es fascinante ver cómo el interés por la certificación sigue creciendo. Si bien es cierto que el boom de las etiquetas y de palabras como natural, sostenible o zero waste han podido abrumar y confundir tanto a consumidores como a productores, también es cierto que en NATRUE notamos cómo cada vez más marcas acuden a nosotros en busca de una norma internacional de referencia, una etiqueta en la que se pueda confiar.

 

 

¿En qué proyectos de investigación están colaborando?

NATRUE desempeña un papel activo a la hora de defender la cosmética natural y orgánica, ya que este es uno de los motivos por los que surgió la asociación. Por eso, NATRUE participa en varios proyectos de investigación científica, innovación y asuntos regulatorios. Por poner algún ejemplo: URBIOFIN o Grants without borders. El primero es un proyecto financiado por la Unión Europea y coordinado por una empresa española cuyo objetivo es transformar la parte orgánica de los residuos sólidos urbanos en bioproductos para lograr una economía más sostenible. El segundo es un proyecto en el que trabajamos en 2013, donde NATRUE ayudó a empresas cosméticas búlgaras a producir cosméticos naturales y orgánicos de acuerdo con los criterios de nuestro sello. Todos nuestros proyectos son públicos.

De manera paralela, NATRUE también lleva a cabo sus propios proyectos de investigación. En julio de 2022 publicamos los resultados del último estudio, en el que analizamos cuál es la información que el consumidor espera encontrar al escanear un código QR o una “etiqueta digital”.

Además, NATRUE colabora con organizaciones que comparten los mismos valores y que velan por garantizar la protección de la naturaleza y la biodiversidad, así como el uso sostenible de los recursos del planeta. Esta lista de colaboraciones no deja de crecer: precisamente en enero de 2023 firmamos un contrato de colaboración con la Organic Trade Board (OTB) para fomentar el conocimiento de los consumidores sobre el sector de la cosmética orgánica en el Reino Unido.

 

“El rápido crecimiento del sector ha hecho que el greenwashing también crezca, ya que este boom de la cosmética natural y orgánica no ha venido acompañado de una regulación”

 

¿Cree que aún hay mucho desconocimiento sobre la cosmética natural en España?

Si el mercado de la cosmética natural y orgánica ya estaba en crecimiento antes de la pandemia, el Covid-19 aceleró todavía más el desarrollo del sector. La crisis concienció todavía más a los consumidores en lo que respecta a las contribuciones sanitarias, medioambientales y sociales de un producto, y esto se trasladó también en las expectativas de los consumidores a la hora de adquirir cosméticos naturales y/u orgánicos. Los consumidores buscan ahora más que nunca productos naturales y orgánicos que sean sostenibles, saludables, respetuosos con el medio ambiente y éticos.

Si bien todo esto es positivo, también es cierto que el rápido crecimiento del sector ha hecho que el greenwashing también crezca, ya que este boom de la cosmética natural y orgánica no ha venido acompañado de una regulación. Algunas marcas aprovechado este vacío legal -todavía no existe una definición oficial de qué se entiende por natural, vegano u orgánico cuando hablamos de productos cosméticos- para lanzar productos al mercado utilizando términos como 100 % natural o 93 % sostenibles, cuando en realidad no lo son. Estas malas prácticas confunden al consumidor, que puede terminar por no saber cómo identificar si el reclamo es verdadero o no. Para luchar contra ello, sellos como NATRUE son de gran ayuda; ya que el consumidor puede estar seguro de que no está siendo engañado.

 

¿Cuáles son sus objetivos para este año?

El aumento de la demanda por parte de los consumidores ofrece un sinfín de oportunidades para desarrollar materias primas y nuevos productos centrados en la innovación natural, renovable, circular y sostenible. Sin embargo, este aumento de la demanda no ha venido acompañado de una regulación de los términos natural y orgánico. Ante la ausencia de una definición, NATRUE continúa trabajando para promover y proteger la cosmética natural y orgánica real, y para seguir luchando contra las malas prácticas que supone el greenwashing.

Por supuesto, sería maravilloso ver cómo el número de productos y materias primas que llevan el logo de NATRUE sigue creciendo, porque esto indicará que estamos haciendo bien nuestro trabajo: por un lado, ayudar al consumidor a tomar una decisión informada; y por otro, ayudar al productor a que sus productos sean reconocidos como lo que realmente son; sin engaños.

Personalmente, y a nivel comunicativo, me encantaría seguir educando a través de las redes sociales, la participación en ferias y eventos, las charlas… Aunque para muchos la cosmética natural está a la orden del día, me he encontrado con muchas personas que no saben que el término “cosmético” no es sinónimo de maquillaje; sino que un cosmético es también el jabón con el que nos lavamos las manos, el desodorante o el champú con el que nos lavamos. Me gustaría lograr ayudar a más gente a saber qué es lo que se ponen en su cuerpo y a saber elegir de manera consciente e informada.